Depresión

Bueno, pues como no todo en esta vida es alegría les voy a contar un secreto de una etapa que tuve y que me ha costado mucho trabajo superar. La depresión

Mi embarazo de Matts fue un poco peculiar. Si ya de por sí una trae la hormona a tope el hecho que mi papá falleciera cuando yo tenia 4 meses fue un suceso que marco todo ese proceso.

Yo sabia que no podía derrumbarme debido a que había alguien creciendo dentro de mi y que su bienestar dependía básicamente del mío.

No saben cómo me hubiera encantado tener un embarazo tranquilo, gozarlo pero no fue así.

El tiempo paso y las ansias de que naciera bebé ya eran enormes. Necesitaba ver a esa pequeña personita de cuál me estaba aferrando tanto para encontrar luz dentro de tanta obscuridad.

El día por fin llego y el 09/11/18 nació quien vino a darle sentido a mi vida.

Les juro que pensé que ese día todos mis problemas se habían terminado, pero no. El tema de la depresión posparto esta dejando de ser un tabú pero no sé ustedes, a mi si me costo trabajo aceptarlo.

No obstante toda esta avalancha de emociones me separe del papá de Matts. Créanme que estaba no deprimida, lo que le sigue.

Encontré (de nuevo) un refugio en el ejercicio y sin que nadie supiera tome la decisión que hasta ahorita creo ha sido de las mejores que te tenido. Fui a terapia.

Les cuento esto por qué no saben lo bien que he estado con ello. Siento que prestamos mucha atención a la salud física pero a la emocional a veces la dejamos a un ladito.

Ir a terapia no quiere decir que a uno le falta un tornillo ni mucho menos. Creo es un paso importantísimo además de él aceptar que uno tiene un problema.

Y aquí me tienen, poco a poco sanando heridas, dejando ir y haciendo análisis de hacia dónde voy.

Con amor, Cyn



208 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo